Ref. FA800009670

Casita infantil Modern House

Casita infantil Modern House de la marca FEBER. Magnífica casa de líneas modernas con puerta y ventana abatibles. Fácil de montar, como todas las casitas infantiles. Los colores de la casita Modern House de Feber resisten bien la luz solar y los cambios de temperatura.

La casita infantil Modern House es de un aspecto de casa de construcción contemporánea del siglo XXI. La casita Modern House tiene dos aberturas laterales con ventana para abrir y cerrar. En la parte posterior de la casita infantil hay una abertura más grande sin cerramiento.
Además de su diseño atractivo, la casita Modern House se caracteriza por su luminosidad interior gracias a sus múltiples ventanas. 
A los niños les encanta jugar en las casitas infantiles, les gusta saludar a los abuelos sacando la cabeza por alguna de sus ventanas, les gusta hacer juegos de imitación de los adultos e incluso les divierte esconderse dentro de la casita. 

La casita Modern House va a quedar muy bonita en su jardín o terraza.  

La casita Modern House tiene las siguientes medidas:
Casita Modern House: 113 cm (largo) x 103 cm (ancho) x 128 cm (alto)
Peso 22 kg
Caja Modern House: 115 x 29 x 102 cm


Advertencia: Edad recomendada a partir de 2 años
FAMOSA - FEBER
Advertencia: Edad recomendada a partir de 2 años
El tiempo de entrega es de 2 a 4 días
Necesita ayuda telefónica? Llame al 902 106 630 o al 637 476 844. Horario de atención al cliente de 09h a 19:30h de lunes a viernes y los sábados de 10:00h a 14:00h. (En agosto los sábados cerrados)
Descripción del producto
Beneficios del producto:

Ayuda al desarrollo de la creatividad y de la imaginación de los niños. También ayuda a trabajar la sociabilidad al jugar con más niños. Trabaja también las habilidades artísticas de los más pequeños.

Valores pedagógicos del producto:

Aumenta la sociabilidad, los reflejos del niño, le permite interactuar con el medio ambiente y le hace aumentar también la motricidad.

Recomendaciones de uso:

El uso de este producto favorece a que el niño tenga un desarrollo óptimo de su personalidad. Permite la expresión de los sentimientos y hace que tenga actitudes para poder dominarlos mejor. Provoca un aumento de la autoestima del niño, de su motivación, del reconocimiento y del pensamiento positivo. Es el medio perfecto para mejorar sus habilidades sociales.